Parece ser que esta famosa frase está inspirada en «Misery acquaints a man with strange bedfellows», de William Shakespeare, en «La tempestad».

Es evidente que no tiene el mismo sentido pero quizá en ella se inspiró Winston Churchill, aunque también la matizó Groucho Marx en sentido negativo y con su gran humor «No es la política la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio». En este último caso yo creo que se trataría de un matrimonio de conveniencia o lo que los ingleses dicen «Marriage for money», en una palabra «braguetazo». En consecuencia, nunca debes fiarte de las traducciones literales.

www.inglesporvideoconferencia.com
error: